sábado, 12 de noviembre de 2011

Declaración de los movimientos sociales de la agricultura familiar, campesina e indígena ante los gobiernos del G20.


Frente al alarmante aumento internacional de los precios de los alimentos, en gran parte debido a la crisis desatada en 2008 y que continua impactando a los pueblos del mundo, nosotros, movimientos sociales rurales de los países de América del Sur, les hacemos llegar nuestra enorme preocupación por los resultados de la especulación en los precios de las commodities e les instamos a tomar medidas urgentes que lleven en consideración los siguientes puntos, entre otros aspectos importantes sobre la regulación de los mercados financieros y del accionar sin límites de los capitales:
 
1-     A partir del reconocimiento del impacto sobre el precio de los alimentos de esa especulación en los mercados a futuro de commodities, es necesario garantizar mecanismos de transparencia y regulación de los mercados de derivados, incluyendo supervisión, registro y limitaciones a las transacciones de commodities agrícolas y controles a la manipulación de pocos grupos o personas sobre ese mercado.

2-     Necesidad urgente de impulso y soporte a la implementación de políticas y programas públicos de desarrollo rural y agrícola y de compras públicas de alimentos basadas en el estímulo y fortalecimiento de la agricultura familiar, campesina e indígena con control de sus semillas y en la producción agro-ecológica y sustentable de alimentos con calidad nutricional.  

3-     Promoción de políticas de reservas nacionales y regionales de alimentos que permitan garantizar la soberanía y seguridad alimentaria y nutricional y la estabilidad de los precios, con transparencia de estas reservas públicas y privadas.

4-     Apoyar mecanismos y soluciones en ámbitos regionales que permitan acortar las distancias entre los productores y consumidores, facilitando los mercados locales, la economía solidaria y otras formas tradicionales de garantizar la calidad en la alimentación de los pueblos del mundo.  

5-     Tomar medidas que eviten la especulación con las tierras agropecuarias en los mercados internacionales, así como la alta concentración de su propiedad.

6-     Proteger las tierras agrícolas y pecuarias frente a otras actividades que como la minería, pueden reducir o deteriorar los suelos y el agua requeridos para producir alimentos.

Combatir el hambre y la pobreza en el mundo es un imperativo que no puede ser dejado a la especulación de los mercados, es preciso decir basta al juego especulativo del mercado de alimentos.
¡Por la garantía del Derecho a una alimentación saludable, que no este basada en losl Agro-Negocios y sí en la Agri-Cultura desarrollada durante siglos por campesinos y campesinas del mundo!!!

Firma:
ASC – Alianza Social Continental.

No hay comentarios:

Publicar un comentario